En Educación es “el vinculo emocional es el que te transforma”.

En su informe Educación para los objetivos del desarrollo sostenible, la Unesco considera que son necesarias “experiencias directas” que afecten en lo emocional a los alumnos. “Las competencias no se pueden enseñar, sino que los alumnos las adquieren con acción, experiencia y reflexión”, señala el documento. Los estudiantes tienen que ser capaces de crear en grupo “acciones innovadoras” que fomenten la sostenibilidad a escala local. “Deben adoptar una postura propia en el discurso del clima”, añade.
“En el modelo tradicional de escuela, impera la lógica de transmitir información, pero los retos actuales requieren planteamientos más profundos relacionados con el comportamiento; el vínculo emocional es el que te transforma”, apunta Eduard Vallory, director del Centro para la UNESCO de Cataluña. “Sucede lo mismo con el bullying o la violencia de género; los power points no sirven para nada, hace falta acción y para eso hay que cambiar el paradigma de cómo enseñamos y aprendemos”, añade. En su opinión, el medio ambiente tiene que estudiarse como un todo, porque “no se puede desvincular qué son las bacterias de cómo los humanos han creado el plástico, uno de los elementos que nos está matando”.
“No podemos decir que no se traten contenidos ambientales en Secundaria: en primero de ESO está la asignatura obligatoria Geología y Biología, donde se ve el efecto invernadero o la contaminación de las aguas; en Biología de tercero de la ESO hay un tema sobre ecosistemas y acciones que favorecen la conservación del medio ambiente; a partir de ahí, ya depende de la rama y las optativas que escoge el alumno”, explica José Luís Gutiérrez, profesor y jefe del departamento de Biología del instituto público Sierra de Guadarrama en la localidad madrileña de Soto del Real. A su juicio, el problema es que en el actual sistema educativo la educación ambiental se da de forma aislada, desde departamentos estancos. “Se debe abordar desde diferentes asignaturas, si no el alumno percibe que es un tema que solo preocupa a los biólogos, pero ¿qué pasa con los costes económicos de una crisis ambiental? Eso se puede tratar desde Matemáticas o Historia”, opina.
Extracto del artículo La emergencia climática no llega a la escuela El País, de 13 nov. 19, dentro de la entrada “porqué las ecoescuelas no arrancan en el sistema público”

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *